jueves, 13 de junio de 2013

Pastel vegano de albaricoques galta roja

Wooooooooooooo mira que tengo recetas pendientes, pero esta me ha sorprendido tanto y me ha gustado tanto que no puedo dejar de darle paso prioritario jejeje.
 
Hace poco Alba, de Mi Vida con un Vegano subió una receta riquísima de pastel de cerezas (aquí) y pensé "pero qué buena pinta y cómo me apetece hacer algo con cerezas!", le dejé un mensaje en FaceBook y ella me dijo que con albaricoques estaría muy bueno. Y tenía razón, está exquisita, de verdad. ¡Gracias Alba! No dejéis de probarla ni de visitar su blog ;)

 
 
Ingredientes:
 
1 taza de harina integral de espelta (ella usó de trigo)
6 cucharadas de margarina (no hidrogenada)
1/8 de cucharadita de sal
4-6 cucharadas de agua muy fría
1 cucharada de azúcar moreno
 
Para el relleno:
7-8 albaricoques
1 cucharadita de margarina
azúcar moreno
 
Elaboración:
 
Encendemos el horno a 180 ºC.
 
En un bol mezclamos la harina, la sal y el azúcar. Añadimos la margarina y la vamos integrando con un tenedor.
 
Añadimos poco a poco el agua hasta que obtengamos una masa manejable.
 
La dejamos reposar media hora en la nevera envuelta en papel film.
 
Lavamos los albaricoques y los partimos a la mitad, les quitamos el hueso.
 
Los ponemos en un recipiente con un pelín de azúcar.
 
Esparcimos harina por la superficie de trabajo y estiramos la masa con la ayuda de un rodillo y con mucho cuidado la ponemos en un molde de quiche con un papel vegetal.
 
 
Esparcimos la mermelada en la masa y colocamos los albaricoques en el centro.
 
Metemos los bordes hacia adentro para que quede bonito.
 
Repartimos la margarina en daditos entre los albaricoques y esparcimos un poco de azúcar en los bordes de la masa.

 
 
Introducimos en el horno a 180 ºC una media hora en la parte media del horno. Después subimos la bandeja del horno un poco y lo ponemos a 200 ºC para que se acabe de tostar la masa, con cuidado de no chamuscar los albaricoques.
 
Sacamos y dejamos enfriar. Los albaricoques tienen mucha agua, así que se habrá formado un almíbar que mojará la masa. Yo saqué enseguida la tarta a un plato para eliminar el exceso de líquido.
 
De verdad, está deliciosa.

 

4 comentarios:

Alba (Mi vida con un vegano) dijo...

Que ilusión!!!
Ya me gustaría merendar un trozo de esta con albaricoques, uuuuf! Tiene que estar...
Un abrazo!

fentpensantdient dijo...

Tiene muy buena pinta, el tuyo y el de Alba.
Yo lo veo de manzana, que soy MUY FAN de los pasteles de manzana.
Lo probaré.

Mijú dijo...

Esta tuya de albaricoques también quedo fantástica :)
Un saludito

bruma dijo...

Alba!!! Incluso a Pilu le ha gustado mucho, y le ha venido guay porque ya estaba cansada de comer albaricoques jejeje. Gracias por tu receta guapa!!
muaaaaak

Ay ay ay Júlia, y con berenjena??Cómo lo ves XD

Gracias Mijú! besotes